es
Reflexión
Anti-Capitalismo
Anticolonialismo
Anti-Heteropatriarcado
Mirando y Analizando el Mundo desde las Luchas de América Latina #CLACSO2018
PazconDignidad
2018-11-30
Por Blanca Lucía Valencia Molina

8ª Conferencia del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso noviembre 19 al 23 de 2018)

Buenos aires, Argentina. Ha concluido la octava conferencia del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso noviembre 19 al 23 de 2018). Allí llegamos miles de luchadores/as populares, movimientos feministas, líderes/as sociales, académicos/as, movimientos de izquierda, universidades, estudiantes, campesinos/as, periodistas, representantes de los pueblos indígenas y afrodescendientes, pensadores/as, intelectuales de 50 países de América Latina y del mundo. El objetivo, claro: pensarnos y repensar nuestro continente desde un punto de vista crítico.

CLACSO viene organizando conferencias mundiales de reflexión y pensamiento crítico, no sólo acerca de América Latina y del Caribe, sino también del planeta en su conjunto. A esta conferencia le antecedió la realizada en Medellín en noviembre de 2015, que tuvo más de 30.000 inscritos,  y que contó con la presencia de personalidades presentes como Pepe Mujica, Luis Ignacio  Lula y Álvaro García Linera, entre otros.

En la ciudad de Buenos Aires se le dio continuidad a la discusión política junto a la academia, posibilitando un  diálogo de saberes a través de encuentros, intercambio de experiencias, y la presentación de investigaciones sociales. Esto nos permitió demostrar, una vez más, que las ciencias sociales son un campo de lucha permanente para disminuir las desigualdades sociales y las diversas formas de discriminación que se están produciendo en el mundo.

Nuestra región sigue siendo en la actualidad la región más desigual del mundo, la más violenta, la que sufre una mayor concentración de la tierra, donde se violan derechos cotidianamente a las grandes mayorías. Vivimos un momento complejo, en el que estamos evidenciando un retroceso de las conquistas democráticas que veníamos construyendo hace 15 años atrás. Esto ha sido a través de golpes institucionales antidemocráticos  como el caso de Brasil, vías electorales como en Colombia, o de golpes militares como el de Honduras. Se reflexionó sobre qué nos ha pasado, cuáles han sido nuestros errores, cuáles los errores de las izquierdas, etc.

En este sentido, las intervenciones de los expresidentes/as estuvieron orientadas a proponer alternativas ante la ofensiva de derechización se viene dando en el continente. Estamos sometidos a los designios del presidente de los EEUU, Donald Tump, que viene gobernando el mundo a través de los intereses de su industria armamentista y de los grandes poderes corporativos y de las multinacionales. En los dos últimos años ha habido un aumento escandaloso en el recorte de todos los derechos, a la par que creció el número de pobres en el mundo padeciendo situaciones de abandono. La  corrupción se ha multiplicado, pero si un gobierno de izquierda quien la hace,  es  un delito que le cuesta la cárcel. Si, en cambio, es de derecha. Se asume simplemente como un error. Sea cual sea el que la cometa, este es un cáncer que hay que combatir desde los ángulos de más democracia y justicia social.

Del mismo modo han aumentado los condicionamientos que limitan la democracia. La desregulación de derechos y la pérdida de peso de las políticas públicas en Europa ponen en riego permanente la vida de miles de personas refugiadas, fenómeno estructural en el que las grandes movilizaciones humanas son una realidad a lo largo y ancho del mundo, fruto de guerras, cambio climático, etc.

Cabe resaltar la participación del pueblo árabe en esta Conferencia. Activistas e intelectuales, académicos, niños/as y defensores/as de los derechos humanos han participado en el Encuentro. En el marco de este escenario de solidaridad con los pueblos en resistencia,  se realizó un homenaje al pueblo palestino. Su lucha es un símbolo que nos muestra la crueldad que se vive en muchos lugares del mundo, bajo los ojos de la indiferencia, la humillación que vive un pueblo entero a partir de la ocupación de Israel.

Fueron días históricos, marcados por luchas de diferentes sectores sociales. Tuvo especial relevancia la solidaridad con la lucha que libran en las calles, con grandes movilizaciones, los estudiantes y profesores en Colombia desde hace más de un mes por la defensa de la educación pública.

Frente a estos grandes problemas se pronunciaron en este escenario para buscar alternativas muy diversas al neoliberalismo, a los retrocesos democráticos y a la búsqueda de la paz. Se contó con las reflexiones de Dilma Rouseseff,  expresidenta de Brasil; Cristina Fernández, de Argentina; Álvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia; y el expresidente colombiano y exsecretario de Unasur, Ernesto Samper, quien hizo llamado urgente al presidente Iván Duque para que asuma el compromiso con pueblo colombiano de continuar con el proceso de paz, para que retome las negociaciones con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y se siente a negociar con las universidades públicas (estudiantes y profesores), esto le fortalece la democracia en Colombia y en el Continente. De ellos se resaltan las reflexiones cargadas de autocrítica en los errores cometidos por gobiernos progresistas en los últimos 15 años.

Y es que mucho se puede realizar desde diferentes voces, luchas y resistencias populares cuando se crean estos escenarios de integración para hacer frente a los grandes problemas enfrenta América Latina. El capitalismo que amenaza la vida del planeta, nos arroja a una crisis ambiental con consecuencias imprevisibles y en un contexto de violencia, autoritarismo y de enormes desigualdades sociales.

En estos contextos, los y las participantes de esta Conferencia fuimos tejiendo redes importantes para continuar el camino de la integración de nuestros pueblos. Se creó la  red de comunicación político-digital y tecnologías de América Latina y el Caribe, Red Mueve América Latina para hacer frente   a la violencia y al miedo que intenta imponer el sistema hegemónico, en el  Foro de Universidades Populares, organizado por el  El Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), y el Centro de Estudios Sociales de la Universidad de Coimbra (CES), dirigido por Boaventura de Sousa Santos, donde se presentaron muchísimas experiencias de formación desde los movimientos sociales, comunidades de base, pueblos afrodescendientes y aborígenes. Identificamos nuestras  metodologías en la defensa de los territorios, los cuales son escenarios de lucha y formación permanente, nos compartimos los desafíos, retos y principios que han venido reinventando estos procesos de formación desde el campo popular.

Además, coincidimos en la necesidad tomar como eje de lucha  en los procesos de formación popular, la defensa de la educación pública.  Las cuatro universidades populares que participaron en el Foro de Colombia (la Universidad popular de los Pueblos (UPP), la Universidad Intercultural de los Pueblos del Suroccidente colombiano (UIP), la Universidad Autónoma Indígena Intercultural (Popayán – Colombia) y la Universidad Sin Tiempos y sin Fronteras (UST), junto con más 30 experiencias han definido crear una Red de Universidades Populares en América Latina y hemos acordado un próximo encuentro en Colombia en 2019.

En el mismo sentido, se fueron creando diferentes grupos para dar continuidad a las conclusiones a las que se llegaron en diferentes paneles, foros y conferencias como el de Grupo de Trabajo Cambio medioambiental global, territorio y políticas ambientales o el seminario dedicado a la violencia, seguridad y ciudadanía.

Finalmente, resaltar el desarrollo de diferentes espacios de debate y reflexión sobre feminismo y poder popular, la exposición de diferentes las luchas feministas y de géneros, de diversidades que se hicieron presentes en la conferencia, realizando eventos muy importantes y que juntaron a expertas del Feminismo como Rita Segato, Claudia Korol, Lilian Soto,  entre otras mujeres que le vienen aportando con sus reflexiones, activismo feminista, con procesos formativos de base como el realizado en la Villa 21, barrio popular de Buenos Aires. Las luchas emancipadoras en América Latina vienen incorporando el feminismo como una herramienta política para fortalecer procesos democráticos, tanto en los ámbitos de los movimientos sociales, comunitarios y  populares, como en la esfera de las instituciones públicas.


Blanca Lucía Valencia Molina. Defensora de Derechos Humanos, Integrante de la Universidad Popular de los Pueblos y de la Asociación Paz con Dignidad-Colombia.



Contenido Original por PazconDignidad


Newsletter